www.esteve.com

Programa de información y apoyo dirigido a cuidadores y familiares de enfermos con demencias

  • A A A
  • Recursos sociosanitarios

    Download PDF

    Red de asistencia geriátrica

    La red de asistencia geriátrica se halla distribuida de manera muy irregular por las diversas comunidades autónomas, existiendo áreas sanitarias con recursos suficientes de todos los tipos y otras que carecen de algunos de ellos. También su organización varía de unas comunidades a otras, ya que hace años que las competencias sanitarias y por tanto, las competencias para la organización y el desarrollo de los servicios sanitarios están transferidas a las comunidades autónomas. Por este motivo, algunas comunidades, especialmente Cataluña, posee algunos rasgos diferenciales en la organización de su sistema asistencial geriátrico (y por extensión, de las demencias). Esta comunidad creó en 1994 un programa denominado “Vida als Anys” (Vida a los años) con financiación inicialmente mixta social y sanitaria que desarrolló un completo sistema de atención que se denominó sociosanitario con diversas unidades asistenciales. En la actualidad, aunque este programa ya no existe estos recursos se mantienen y se siguen desarrollando desde la vertiente puramente sanitaria. Diversas comunidades autónomas han desarrollado sistemas similares, con algunas variaciones tanto de concepto como de nomenclatura; a continuación expondremos con mas detalle los distintos recursos, sus denominaciones más habituales, su funcionamiento y el tipo de situaciones y pacientes para el que se han diseñado.

    Esta red está diseñada no para la atención de cualquier paciente anciano como podría parecer a primera vista por su denominación, sino para la atención de lo que en el ámbito de la geriatría se denomina el paciente geriátrico. El paciente geriátrico es aquel paciente de edad avanzada (habitualmente mayor de 75 años) con varias de las siguientes características: a) padecer múltiples patologías, b) tener dificultades para la realización de las actividades del autocuidado (dependencia funcional), c) presentar problemas mentales (cognitivos-de comprensión-, o emocionales) y d) problemática social. Lógicamente la inmensa mayoría de los pacientes con demencia cumplen estos criterios.

    En todos los casos, estos recursos geriátricos han de contar con personal entrenado específicamente en la asistencia a los ancianos y han de trabajar con un modelo de atención que se denomina interdisciplinar (distintos tipos de profesionales –médicos especialistas, enfermeras entrenadas, psicólogos, fisioterapeutas, terapeutas ocupacionales, trabajadoras sociales, actuando de forma coordinada). Utilizan como principal herramienta la denominada valoración geriátrica integral, es decir, la valoración de los pacientes no sólo desde el punto de vista de su enfermedad física sino también teniendo en cuenta su capacidad funcional (entendida como la capacidad para la realización de tareas básicas de autocuidado y relación –aseo, comida, deambulación, etc.-) su capacidad para entender el entorno y su estado anímico (valoración mental) y su relación con el entorno familiar y social (valoración social).

    Esquemáticamente podemos distinguir diversas unidades:

    1. Unidad Geriátrica de Agudos (UGA)w72_Fracturas

      Se trata de una unidad diseñada específicamente para la atención de la patología aguda de pacientes ancianos con múltiples enfermedades. En esta unidad ingresarían aquellos pacientes de edad avanzada con patologías graves pero agudas y por lo tanto potencialmente reversibles. El trabajo de diversos profesionales (médicos, enfermeras, trabajadoras sociales, fisioterapeutas, terapeutas ocupacionales y psicólogos) de forma coordinada (el ya mencionado trabajo interdisciplinar) es muy importante para la recuperación de estos pacientes. Aunque no están especialmente orientadas a pacientes con demencia, el enfoque geriátrico de estas unidades las hace muy recomendables para enfermos con demencia que sufren enfermedades agudas graves o descompensaciones serias de enfermedades crónicas. Existen numerosos estudios que han mostrado mejores resultados asistenciales de estas unidades al atender pacientes ancianos complejos que las que se obtienen con las unidades de hospitalización convencional.

    Este tipo de unidades no abundan en nuestra geografía y no cubren a toda la población de edad avanzada, careciéndose de ellas en muchas regiones sanitarias.

    1. Unidades de Media Estancia (UME)w74_UME

    Este nivel asistencial está diseñado para la atención de pacientes geriátricos que una vez superada la fase aguda de la enfermedad, requieren tratamientos de rehabilitación. También resultan útiles en aquellos pacientes que requieren supervisión profesional con cambios constantes de tratamiento que no pueden realizarse con garantías de forma ambulatoria. Clásicamente se atiende en ellas a pacientes con fractura de cadera, accidente cerebrovascular (la popularmente denominada “trombosis cerebral”) o a aquellos que con motivo de una enfermedad grave o un ingreso hospitalario con complicaciones requieren un periodo de estabilización. Su papel en el paciente con demencia se limita a los casos en los que esta patología aún les permita colaborar en el proceso de rehabilitación física; hay que tener en cuenta que en las fases avanzadas de la demencia en muchas ocasiones es inútil cualquier intento rehabilitador por la falta de comprensión del paciente (y por lo tanto, de colaboración) del proceso de rehabilitación. No obstante, en las fases leves y en algunas ocasiones (individualizando la indicación) en las moderadas, los pacientes con demencia también pueden obtener un beneficio notable de este nivel asistencial. Estas unidades, bastante más numerosas que las UGA, están también repartidas de forma desigual por la geografía española; en Cataluña recibieron el nombre de Unidades de Convalecencia.

    1. Unidad de Larga Estancia (ULE)

    Este nivel asistencial pretende el cuidado y la asistencia a largo plazo de pacientes que presentan una gran incapacidad que no es reversible y necesitan atenciones continuadas que no pueden asegurarse en el domicilio o en un recurso más social (como por ejemplo las Residencias de Ancianos). Sería el caso, por ejemplo, de pacientes inmovilizados que requieren curas frecuentes y complicadas de úlceras cutáneas por presión o el de aquellos pacientes muy incapacitados que presentan enfermedades crónicas de muy difícil control y que necesitan vigilancia y cambios de tratamiento muy frecuentes.

    El ingreso en esta unidad suele comportar una estancia relativamente prolongada, pero en ningún caso hay que pensar que el ingreso es permanente. En muchas ocasiones, tras resolver el problema que motivó el ingreso (cura de úlceras por presión, estabilización de la patología crónica) es posible el alta a domicilio o a una Residencia de Ancianos.

    En muchas ocasiones los pacientes con demencia evolucionada pueden beneficiarse de los cuidados que se proporcionan en este nivel asistencial.

    1. Hospital de Día Geriátrico

    Se trata de un nivel asistencial dedicado a la recuperación funcional (rehabilitación) y al control de patologías crónicas en pacientes cuyo estado permite que residan en su domicilio. También es muy útil para aquellos pacientes que requieren un control médico ambulatorio muy frecuente. Su capacidad para movilizarse ha de permitirles caminar aunque sea con ayuda. De nuevo en el caso de la demencia es un recurso limitado a los pacientes con un nivel de comprensión adecuado que permita su colaboración en la rehabilitación.

    1. Equipo de Ayuda Geriátrica a Domiciliow73_Ayuda_a_domicilio

    Su función principal es la de dar soporte a los pacientes crónicos y a sus cuidadores en su propio domicilio, en estrecha colaboración con el médico de Atención Primaria. Estos equipos funcionan como un refuerzo de la asistencia primaria y proporcionan también comunicación y coordinación entre los distintos niveles asistenciales ambulatorios y de hospitalización. Generalmente atiende a pacientes con enfermedades crónicas y pacientes terminales que requieren cuidados paliativos. El paciente con demencia que reside en el domicilio puede beneficiarse mucho de la actuación de estos equipos. Pueden proporcionar una valoración detallada del entorno del paciente, facilitando las adaptaciones pertinentes, dar un apoyo constante al cuidador, tratar los síntomas que vayan apareciendo y prevenir las complicaciones en estrecha coordinación con el equipo de atención primaria. Generalmente están formados por médico, enfermera y trabajadora social, lo que permite tratar los problemas del paciente y de sus cuidadores desde diversos puntos de vista de forma coordinada. En el marco del programa sociosanitario catalán estas unidades se han denominado PADES.

    Este Sitio Web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y analizar los hábitos de navegación del usuario. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes ampliar esta información visitando nuestra Política de cookies.

    Este Sitio Web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y analizar los hábitos de navegación del usuario. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes ampliar esta información visitando nuestra Política de cookies.

    [x]